Els gats de sota el meu llit?

Y estos gatos que hacen aquí?

Sin duda, a simple vista, el nombre del bloc no tiene nada que ver con el contenido, pero os haré como en catalán decimos ” cinc cèntims” o lo que viene a ser, un breve resumen del motivo que me ha llevado a escoger este nombre tan singular. ¡Vamos allá!

“…y apareció El, cargado de sueños, de historias, de aventuras y locuras, y muy pero que muy seguro de si mismo. Otro de esos locos que quieren darle la vuelta al mundo en bicicleta. Me arrancó una sonrisa desde el minuto cero.
Mi vida, y no me importa admitirlo, era un puñetero caos en ese momento, os lo puedo asegurar.
No tenia ni sueños ni proyectos…y ni siquiera la capacidad para fabricarlos.
La niña inconformista, aventurera y soñadora que años atrás no me dejaba dormir había sido olvidada por lo que llamamos rutina y preocupaciones de los mayores
Hipotecas, pagos, trabajo, niños, horarios, compromisos… Y El, con esa sonrisa de “medio lao”, y con esas ganas de comerse el mundo, llenó el mio de color.
Noches de cafés y tes…Y mil historias de lugares que nunca había oído nombrar.
Sabéis esas personas que derrochan pasión cuando hablan? que contagian su ilusión? que se alimentan de libros y sueños?
Pues así era El.
Después de 5 años sin coger un avión mas que para visitar nuestra vecina Formentera ( sin animo de ofender, por que soy la fan numero uno del Mediterráneo), volamos a Marrakech.
Me resultaría imposible poder contaros lo que para mi fue ese viaje, pero así a groso modo fue un resurgir. Marrakech me cautivó. Su ciudad y mi guía. Magia en estado puro.
Se abrió un mundo ante mi.
Nunca olvidaré su mirada puesta en el Atlas, cuando cae el sol desde la plaza Jemaa el Fna, mezcla de nostalgia y sed de aventuras.

A su lado, aprendí a disfrutar de nuevo de las cosas pequeñas, a que nada es imposible si uno lo desea de verdad, a no escuchar las opiniones de los que quieren que seas como ellos,a caminar siempre adelante, y sobretodo despertó en mi la pasión por viajar, por saber, por encontrar rincones inexplorados, por mezclarme entre religiones y culturas, conocer de verdad, y no a través de lo que nos puedan contar en la tele desde el cómodo sofá, el mundo en el que vivimos. Que al fin y al cabo es nuestro mundo y seria una falta de respeto marcharse de aquí sin conocerlo, al menos, un poco mejor…

…Y él, con su alergia a los felinos, estuvo siempre convencido que debajo de mi cama escondía al menos una docena de ellos…
Así que por él, por esa casualidad que nos cruzo un día, porque gracias a esos cafés reencontré a la niña que se sentaba en las rocas a admiraba el mar, y por todos los que han seguido acompañándome en esta increíble cruzada …aquí empieza esta aventura!

btr

Anuncios